dissabte, 21 de novembre de 2009

Capitán Grisam y el amor


En ese momento, decidí que  les revelaría a mis compañeras cuatros misterios de Fairy Oak, uno cada noche durante cuatro veladas, después de las cuales nunca volvería a hablar del pasado.
La primera noche hablé del amor, la segunda de espectaculares hechizos, la tercera de amistad, la cuarta noche conté un adiós.
La primera noche...

Primer libro de 4, que cuentan historias dispersas, que en el libro no se explican claramente.
En este libro, se cuenta la historia del capitán Talbooth.
Cuando murió, dejó en herencia a Grisam, su cofre de cuando era capitán de la Isabella II, y en el encontraron una carta que les hizo desconfiar de la identidad del capitán. 
Junto los demás miembros de la Banda del capitán, inician una aventura para descubrir quien fue en realidad.
Lo que pueden descubrir, les puede confundir, les puede preocupar.


Y entre lo que les pase a ellos, pequeños aventureros soñadores, tambien se cuenta la historia de amor de Babú(Vainilla) y Jim. Y aunque pueda parecer descabellado, el abuelo de este ultimo, tiene mucho que ver, en el pasado del capitán.

<< 18 de Enero

Mi adorada Anna, amor mío
por fin tengo tiempo para escribiros.

 Sabéis muy bien lo convulsos y frenéticos que son los
días previos a cada partida.
 Esta vez, a complicar más las cosas ha contribuido
también el Virrey de mancha, que quiere confiarnos una
valiosa carga. ¡No imagináis cuántos sellos, permisos y
seguros son necesarios para subir a bordo arcones con
semejantes joyas!

 Espero poder partir antes de finales de mes, y arribar a
casa a tiempo para festejar con vos la primavera.
 ¿Cómo estaís, amada mía?
 ¿Os cansa ya el invierno?

 ¿Cómo estan los niños? ¿Os desesperan?
 ¿Emily ha empezado en la escuela? Y stewart, ¿es ya
un hommbrecito como es debido? Nuestra Sophie ya an-
dará. ¿Y el pequeño Robin? Apenas pude verlo.
 ¡No sabéis como me estremezco ante la idea de volver a
veros, rezo para que pasen de prisa los días que me sepa-
ran de todos vosotros!
 Llevo conmigo algunos regalos: juguetes y varios li-
bros para nuestros hijos, que espero los aprecien, y una
pequeña sorpresa para vos.
 Sé lo que estáis pensando, que gasto el dinero de nuestra
futura casa, pero veréis que he gastado juiciosamente; mi
único deseo es haceros feliz.
 Vos preparad el equipaje y embalad los muebles, que
yo voy de camino. Ah, dejad atrás los viejos paños
de cocina y los manteles: aquí venden el mejor lino que
pueda allarse, y al mejor precio. Nuestro cocinero, el
señor Potato, dice que es perfecto para la cocina y para
la mesa, y ahora mismo, mientras os escribo, él se está
ocupando ya.
 ¿Os he dicho alguna vez que el querido señor Mc Well,
al que apodan "potato" a causa de su palidez, cose me-
jor que cocina? Se entretiene con ello en los ratos libres y
nosotros estamos encantados.
 Le he encargado un mantel, doce servilletas y cinco pa-
ños de cocina, y le he pedido que borde vuestras iniciales
en cada pieza. Mc Well ha sido como un regalodel cielo,
un ángel, desde que está a bordo los piojos han desapare-
cido y comemos como reyes. Temo, querida, que me en-
contraréis un poco más gordo. ¿Me querréis igual que yo
os quiero a vos?
Esta mañana avistamos una goleta frente al cabo
y Torrel, segundo de a bordo, jura que es una de las nues-
tras. Tendría que llegar al puerto antes del crepúsculo. Si
es así, rezo para que traiga nuevas de vos.
 Ahora os dejo, esposa mía.
 Confiaré esta carta a Charles, que zarpará mañana por
la mañana a bordo del Sunboat. Charles es el único que
sabe de nuestra carga, me fío de él, es un buen amigo.
Con perenne amor, por siempre vuestro,
Edward

19 de Enero

 Querida Anna, añado dos líneas para informaros
de que el Sunboat zarpó improvisadamente ayer por la no-
che, pese a que hay mar gruesa y sopla un fuerte viento
del norte. Figuraos, incluso han dejado en tierra a ese
vagabundo de Talbooth, que
como de costumbre andaba por ahí callejando. Así
que, al final, decidí subirlo yo a bordo.
¡Tendíais que ver el hambre que tiene el pulgoso!
 Pero siempre está alegre y es simpatico, y la tripulación
del Isabella II de ha tomado cariño.
 Si lo vierais, estaríais de acuerdo conmigo en que se
parece de manera increíble al viejo Broom, pero en jo-
ven.
Puesto que Charles ha partido de improviso, no he 
podido enregarle a él mi carta. Sé, no obstante, que ma-
ñana parte otro navío y hablaré con el capitán para que
se lleve nuestro correo.
 Lamentablemente, Torrel estaba equivocado; la goleta
de la que os escribía luce bandera extranjera. A bordo
no hallamos más que a unos cuantos hombres que han es-
capado de milagro a la ferocidad de los piratas que asal-
taron su barco. Estaban heridos y hambrientos. Nuestro
médico e el cocinero Mc Well estan a bordo para socor-
rerlos.
 Ahora os dejo de verdad. Y mientras encuentro a
alguien que os haga llegar esta carta, me consolará el
pensamiento de que la próxima vez que tendré noticias
vuestras, seréis vos quien me las dé, mientras yo os estaré
estrechando en mis brazos.
 Os amo, Anna.
Cuidaos, y dadles un beso a los niños.

 Capitán W. Edward Temby,
 Comandante del Isabella II
al Servicio de la Marina Real de Su Majestad>>

 Con esa carta, inició todo.
Ya no sabían que creer de lo que el capitán les había contado.
Aunque una cosa tenían clara, era una persona honrada, y no querían creer en lo que leían.
Una fotografia, el viejo conserje Joe, el perro Mordillo, las siempre amables madre e hija Pimpineli, y otro perro, muy parecidó a Mordillo en cuanto a personalidad.
Este libro, es sin duda, un libro fantastico, que de toques romanticos, tiene lo suyo, pero que tiene más de aventura.
La siempre genial escritura de Elisabeta, la siempre presente luz propía de Sifeliztuserásdecírmeloquerrás, más conocida como Feli,  y no solo brilla por ser una hada.
Bien, este libro no me desagradó, pero no tiene lo que tenían los otros 3, le falta esa magia especial.


0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada